Naveen en su India

Hace ya varios años conocí en persona a Naveen Jamal y ocurrió gracias a la invitación que nos hizo nuestra amiga mutua Ludmilla Morais para fotografiar el infame Folsom Street Fair en San Francisco. Antes de ese primer encuentro yo ya llevaba tiempo siguiendo el trabajo de Naveen con su alterego bitmapr en su cuenta de Flickr y, no es para menos, vale decir que desde que di con sus fotos he admirado muchísimo su trabajo.

Ya en ese primer encuentro Naveen llevaba varios años documentando en fotografías su particular vida de inmigrante indio en los suburbios de San Francisco, donde laboraba en los mandos del departamento antispam de la empresa Yahoo. En la 2nda ocasión que nos vimos, unos meses después del Folsom y de visita con su familia en el museo de historia natural donde yo trabajaba, me comentó su decisión de volver con su esposa y dos hijos a vivir a la India.

Meses después Naveen se reubicó en Bangalore, la ciudad de las empresas de tecnología en India, para fundar una compañía de servicios antispam y que hace unos meses salió en las noticias ya que Google decidió adquirirla. Luego de esa venta, Naveen y su familia han dedicado gran parte de su tiempo a recorrer la basta India,  compartiendo sus encuentros en sus cuentas de Instagram y Flickr.

Su cuenta de Instagram es de mis favoritas, donde se puede seguir ese reencuentro de Naveen con su India, un reencuentro que ocurre luego de pasar casi dos décadas viviendo en los Estados Unidos. Esta es una India alejada de los clichés del turista que va al Indostán en búsqueda de templos, clases de yoga y comida vegetariana; es una India llena de momentos familiares, lugares poco concurridos y de pequeños detalles que solo alguien que busca ese reencuentro puede notarlos.

Comparto acá algunas fotos de su Instagram.

© Naveen Jamal

Archivos populares

El impacto de lo nuevo de Robert Hughes

Allá en Nandayure está el Cerro Azul

Caminando por la historia: de Turrialba a Siquirres por la linea del tren

El tormento de San Antonio

Moonlight: empatía en los tiempos de Donald Trump