Palabras sabias

Mi buen amigo Joao Aranha, estudiante de doctorado en entomología, me dijo hace unas semanas unas frases que no salen de mi cabeza. Son los pasos que se caminan para terminar de escribir una tesis (en orden cronológico):

1ero: Salvar al mundo.
La motivación oculta de muchos a la hora de escoger un tema de tesis. La relevancia de su idea y de su trabajo de tesis en comparación con otros estudios ya hechos y el impacto que va a tener en el bienestar de los demás. Se imagina la tesis en un futuro cercano convertida en artículo publicado en un journal de alto impacto.
Luego de lidiar con la idea por semanas, luego de leer muchísimos artículos y creer tener una excelente metodología y diseño experimental, cuando finalmente se analizan los datos y se está viendo los resultados, uno empieza a darse cuenta que la cosa es mas complicada, menos interesante o menos trascendente de lo que uno originalmente pensó… ahí es donde viene el 2ndo paso.

2ndo: Salvar la tesis
Pierde uno la motivación original y se da cuenta que lo que importa es el bendito papel ese con el que le van a dar un trabajo con mas salario que el que tenía antes. Publicar la tesis en un journal? que va… que la lean los profesores del comité y la firmen, eso es más que suficiente.
Se da cuenta uno de la subjetividad en todo… el cambiar un numero en el análisis, el subirlo una unidad, cambia los resultados. Ese numero diferente, que podría deberse a la incertidumbre de la cinta con que se midieron los arboles, de la subjetividad del taxónomo en tratar de encontrar variables categóricas en el continuo de la naturaleza y decir que esa era una especie y no otra que es muy similar, o de un simple error del que estaba pasando los datos a la computadora, viene a poner en duda todo en la tesis. Toda esa autocrítica extrema del proyecto va llevando lentamente al paso 3ero.

3ro: Salvarse a uno mismo
Las dudas se acumulan, se siente la presión del tiempo, de los comentarios de los profesores, de darse cuenta que todo al final es pura hablada, de encontrar metodologías mejores en artículos que se leyeron antes y no se les dio importancia, de dudar de cada palabra del documento final, del insomnio, de decirles a los amigos que no puede salir ni siquiera por una cerveza… ahí es donde uno se da cuenta que la cosa se está saliendo de control y que podría salirse aún mas de control… y que lo mejor es terminar la bendita tesis lo antes posible, cueste lo que cueste… Volver a esa tranquilidad (y sanidad mental) de los tiempos pasados se convierte en la inspiración para salir avante y dejar atrás esos días y noches de obscuridad mental, lograr sobrepasar esos malos tiempos.


Yo no se en cual de los 3 pasos estoy, y la verdad no quiero saberlo… Escribir la tesis ha sido toda una experiencia, una aventura diría en los buenos momentos, con altos y bajos. He aprendido muchísimo, a improvisar, a aprovechar el tiempo, a lo importante que es estarse reuniendo con los profesores del comité y comentar las dudas. He disfrutado muchísimo analizar los datos, he cuestionado los métodos, los he cambiado y he leído mucho. Lo único que me tiene estresado es el tiempo y también el escribir en inglés. No puedo negar que entre mas conozco la ciencia mas me doy cuenta que la subjetividad que tanto dice evitar siempre está implicada en todo. Me imagino que eso es parte del proceso…
Por ahora queda esperar y a seguir escribiendo… falta la discusión, introducción y conclusiones

Archivos populares

El impacto de lo nuevo de Robert Hughes

Allá en Nandayure está el Cerro Azul

Caminando por la historia: de Turrialba a Siquirres por la linea del tren

El tormento de San Antonio

Moonlight: empatía en los tiempos de Donald Trump