Las Cuatro Veces

Podría comparar la sensación de plenitud que experimenté hoy al ver la película italiana Le Quattro Volte con lo que sentí cuando vi las películas Alamar o Uncle Boonmee.

Como cualquier obra maestra, Le Quattro Volte trasciende idiomas, tiempos y culturas. En su casi hora y media muestra con la mirada lejana de un dios indiferente la transformación del alma, la transfiguración de la vida, las conexiones que existen entre hombre y cabra, entre árbol y carbón. Lo magistral de esta película es que logra mostrarnos algo tan intangible sin la necesidad de utilizar diálogos hablados.

La aparente simplicidad, tanto de sus imágenes como de su trama, incentivan la contemplación; nos dejan la tarea de ir hilando poco a poco entre las imágenes y sonidos sus multiples significados.


(gracias Bernal por la recomendación)

Acá está el trailer:

Archivos populares

El impacto de lo nuevo de Robert Hughes

Allá en Nandayure está el Cerro Azul

Caminando por la historia: de Turrialba a Siquirres por la linea del tren

El tormento de San Antonio

Moonlight: empatía en los tiempos de Donald Trump