Camas de mi vida #21

¿Irme o quedarme?

La señora Irasema, la casera del nuevo mini-departamento que encontramos en Iquitos, nos trataba muy bien. El lugar, a diferencia del anterior, era limpio, privado, silencioso y amplio.

¿Volver a empacar todo para venirme a Costa Rica? Que decisión más difícil. ¿Saltar por la borda de un barco que parecía que se iba a pique hasta el fondo del mar? ¿Esperar más para ver si la tormenta pasaba y el barco volvía salir a flote? o ¿finalmente abrir los ojos para darme cuenta que ya no había milagro que salvara la embarcación?. Decidir entre esos caminos ha sido de las decisiones más difíciles que me ha tocado tomar en todas las vueltas al sol que llevo.

Chao señora Irasema, chao Iquitos salvaje, chao amigxs peruanxs. Gracias Andes y gracias Río Amazonas… Espero volver a verlos en otras circunstancias en un futuro no muy lejano.

_DSC2892_DSC3040

Archivos populares

El impacto de lo nuevo de Robert Hughes

Caminando por la historia: de Turrialba a Siquirres por la linea del tren

La nostalgia de los Buenos Aires

Los días de Lazzaro

Allá en Nandayure está el Cerro Azul