Camas de mi vida. #18

_DSC1585_DSC1586
El Limon. Pedasí. Panamá. Año 2013

Una cama y un sofa-cama, compañeros de noches de gran felicidad y de mucha tristeza. El lugar donde están estos muebles tuvo una historia dramática y triste, vivida por los que habitaban ese apartamento antes de que yo me mudara. En las noches de tristeza en las que yo brincaba de cama al sofa-cama para tratar de dormir, pensaba que parte de esa antigua historia se había quedado entre esas paredes y que lo que me ocurría era causado por un reflejo de ese dramatico pasado.

Aunque acordarme de las malas noches que pasé en esa cama y en ese sofá es una sensación que aún me atemoriza, no guardo rencores de haber vivido ahí por más de un año. Fue una decisión que tomé para escapar de la casa-oficina donde vivi anteriormente, una decisión que me hizo recibir a mi novia y a mis familiares en un lugar con mayor privacidad, que me impulsó a comprar un carro en Panamá para ir hasta la oficina en Pedasí todos los días, un carro que me abrió las puertas para conocer más lugares de este llamativo país.

Las fotos las tomé en mi útlimo día en esa casa. La noche anterior no tuve tiempo de empacar y esa mañana me encontraba con una terrible resaca (goma) tratando de, de una manera ordenada, lograr meter todas mis pertenencias en mi carro. Lo hice y solo necesité un viaje para mudarme a la casa de la familia Herrera, en el centro de Pedasí, donde vivo actualmente.

Archivos populares

El impacto de lo nuevo de Robert Hughes

Caminando por la historia: de Turrialba a Siquirres por la linea del tren

La nostalgia de los Buenos Aires

Los días de Lazzaro

Allá en Nandayure está el Cerro Azul