Un héroe en las calles de Costa Rica

Eran las 7:30am del miércoles 6 de Marzo del 2014. Estábamos en el gran congestionamiento vial que se forma en Belén de Heredia, en el llamado "cruce de la Panasonic". Nuestro rumbo, al igual que el de muchísimos otros vehículos en la larga fila de carros, era tomar la autopista hacia Santa Ana.

Al acercarnos al cruce notamos que un furgón se adelantó a la fila y desde el carril que va hacia La Guácima decidió doblar rumbo a Santa Ana. Al verlo hacer esto, un oficial de tránsito que estaba regulando el paso le llamó la atención y le indicó detenerse.

El conductor del furgón, con un descaro inesperado, decidió seguir su trayecto sin hacerle caso al oficial. Al ver el furgón irse y tomando una decisión casi sacada de una película de acción, el oficial corrió al lado del furgón y de un salto subió al estribo del cabezal, agarrandose del espejo y obligando al conductor a detenerse. El conductor y el oficial forcejearon, el oficial logró abrir la puerta mientras el conductor discutía con el y el furgón aún no se detenía completamente. Nos tocó justo en ese momento el turno para cruzar la intersección y rebasarlos, a lo que movido por mi apoyo hacia la acción del admirable oficial y mientras oía ordenarle al conductor que le mostrara su licencia de conducir, le grité desde la ventana del carro: "compa, sonríale a la cámara" y:


Si alguien de casualidad conoce al oficial le pido por favor que le comunique mi admiración, apoyo y agradecimiento. Siendo yo uno más de los que buscan el respeto a los demás y disfrutan la tranquilidad que se vive en este país,  actos bochornosos como el de este conductor son tristes y repudiables y deben ser castigados con todo el peso de la ley.