Ciclos

hoy creo que cerré un ciclo.

en cierto momento del 2004 me encontraba trabajando y viviendo en Boca San Carlos, a orillas del Río San Juan, en la frontera con Nicaragua… mi ayudante era mi buen amigo Felix Angel y el lugar donde me hospedaba era la casa de doña Julia Vargas.

Para esas fechas estaba perdidamente enamorado de una santaneña… como creo que nunca antes había estado enamorado, y si… de Santa Ana del Valle Central… y si… yo en la zona norte de Costa Rica.
Recuerdo tres cosas de esas fechas: llevaba un diario con mis aventuras de los meses vividos en el campo, escribía de los lugares que había conocido, de los amigos que había hecho, de como esas experiencias iban cambiando poco a poco lo que aprendí en la universidad… recuerdo también que estaba leyendo el libro El Plan Infinito de Isabel Allende y acompañaba mis lecturas con el disco SI de Julieta Venegas, recién salido en ese entonces.

Por los malos recuerdos del amor fracasado en algún momento tiré al Río San Juan mi diario, no volví a leer Isabel Allende ni tampoco a oír ese disco de Julieta.

Hoy, por alguna razón extraña supe que Julieta sacó un nuevo álbum en unplugged, lo busqué y lo bajé pirata… lo puse en mi ipod y cuando iba en el bus hacia un bar a tomarme las cervezas con mis amigos oí la canción Andar Conmigo, la que originalmente viene en el disco SI, y … DIOS... cerré los ojos y me vi ahí en el 2ndo piso del rancho de Doña Julia, oyendo la canción con el ruido de los aguaceros de fondo, esperando el arroz y frijoles con atún que doña Julia me solía cocinar, pensando en mi próxima ida a San Jose, en Santa Ana, en ir a comer ceviche con ella, en llamarla, en el libro de Isabel Allende. Abrí los ojos y recordé que el personaje principal del libro en un momento vivió acá al frente, en Berkeley… y que el vivir acá fue lo que le cambió la vida… y que justamente Isabel Allende vive ahora en San Francisco.

Interesante donde vienen a hacerse todas esas conexiones… en medio de un bus MUNI de San Francisco.
No se si tendrá sentido la historia, mañana la leeré sin los efectos de las cervezas… pero uno de los puntos importantes de esto es lo que llega a significar la música en mi vida… a veces pienso que ciertas canciones marcan algo así como los inicios y finales de los capítulos vividos. El oírla luego de un tiempo me teletransporta a ese mood en que estaba cuando la oí por primera vez.

Interesante

Por dicha las fotos de esa etapa quedan… acá comparto mi cuarto donde doña Julia… donde leía, escuchaba, soñaba y recordaba:

P5040175
© Guillermo A. Durán

Archivos populares

El impacto de lo nuevo de Robert Hughes

Allá en Nandayure está el Cerro Azul

Caminando por la historia: de Turrialba a Siquirres por la linea del tren

El tormento de San Antonio

Moonlight: empatía en los tiempos de Donald Trump