Que sabadito

Hoy fue un día bastante extraño. Comenzó relativamente mal y terminó relativamente bien.

Primero mi amiga Karolina me "invitó" a Stanford a oir hablar a un tal Shamar Rimpoche. Un monje tibetano de los mas importantes debajo del Dalai Lama. La charla, según tenía entendido yo, era una visión general sobre el budismo Aunque no me considero una persona religiosa, me pareció interesante la idea de ir a escuchar y ver a una persona a la que se le considera tan llena de sabiduría.
Todo hasta el momento iba bien, hasta que fui a la mesa en la entrada de la clase donde estaba Shamar, y me van diciendo que la charla costaba la módica suma de $30... cuando uno no llega preparado a pagar $30 por una charla de una hora y media, la noticia golpea bastante.

En fin, de San Francisco a Palo Alto (donde está Stanford) son unos 30 minutos en carro o unos 45 en tren. Como yo ya estaba ahí no me quedaba más que soltar los 30 dolores y tratar de sacarle provecho a la charla, que no puedo negar que con lo poco que pude entender estuvo interesante.

Para bajar el dolor de la billetera, me devolví a San Francisco en tren y me quedé un rato en downtown tomando fotos. Esta es la que más me gusta de las que tomé:


., originally uploaded by guillermo.d.

Luego unos amigos en Berkeley me "invitaron" (otra vez entre comillas) a una cena Dominicana para recolección de fondos de una ONG que quieren comenzar. La comida riquisima en una casa super bonita entre Berkeley y Oakland, la gente super amable, pero el precio también dolió: $40 menos para mi cuenta del Bank of America.

Dos buenas causas en un solo día me dejaron sin $70.
Hoy por tí mañana por mí.

Archivos populares

El impacto de lo nuevo de Robert Hughes

Allá en Nandayure está el Cerro Azul

Caminando por la historia: de Turrialba a Siquirres por la linea del tren

El tormento de San Antonio

el profesor Francisco Delgado